Archivo de la categoría ‘Jornadas de Investigación’

¿Cómo vulnerar una imagen? IV Jornadas de Investigación sobre desobediencias sexuales, prácticas artísticas y agenciamientos colectivos

LABIAL / Facultad de Bellas Artes / Universidad Nacional de La Plata
Programa de Investigación Archivo Queer
Organiza: Grupo de Investigación Micropolíticas de la desobediencia sexual

VIERNES 30 DE OCTUBRE – 12 hs.

Aula 7A – Facultad de Bellas Artes, sede Fonseca, calle 10 y diagonal 78 (2º piso). La Plata

 


 

PRESENTACIÓN

La producción sistemática de políticas de vulnerabilización y precarización de la vida es indisociable, en la actual etapa del capitalismo, de la administración y puesta en escena que la misma máquina capitalista hace de las imágenes de la vulnerabilidad. Sabemos que las imágenes, en el escenario diagramado por las industrias de la subjetividad del capitalismo cultural, constituyen poderosos artefactos semio-sexo-políticos que trabajan en la producción de cuerpos y en la modelización de subjetividades y que operan de manera diferencial en la visibilización y valoración de algunas vidas –en tanto vidas posibles, pensables y deseables– respecto de otras. El capitalismo pone a producir y a hacer sentido cierta idea de vulnerabilidad que deviene en objeto fetichizado de fruición y “coleccionismo” cívico o de mercado y, así, la vulnerabilidad pasa a ser un afecto de dominio público, hecho visible, dado a sentir, puesto a circular, a ser consumido y acumulado. Ante esta fruición y su correspondiente demanda cotidiana de imágenes de la vulnerabilidad nos urge preguntarnos: ¿de qué maneras diferenciadas opera y se sostiene este tráfico acumulativo de imágenes que son puestas a solicitar formas específicas de atención, novedad, urgencia y conmoción colectiva en relación a aquellos sujetos y experiencias cuya vulnerabilidad estructural se empasta y sedimenta, expulsados del dominio afectivo que los sistemas dominantes pronuncian como “nosotros”? ¿Y en qué formas esta recepción naturalizada y anestesiada de la vulnerabilidad no solo pasa por alto la precariedad estructural de estos sujetos, sino que lo hace desde la puesta en circulación de imágenes que redundan en una victimización objetualizante de sus vidas? ¿No se perpetúa esa misma violencia en la sobreexposición explotadora de esos sujetos como meras “imágenes” a consumir, vaciándolos de toda agencia e historia posible? ¿De qué manera esta gestión de la vulnerabilidad se ve funcionalizada por un discurso de lo “políticamente correcto” que abre paso a una moralización de la política?

La puesta en escena instrumentalizante de las imágenes de la vulnerabilidad y la precariedad –su romantización estetizante o su idealización exotizante–, es decir, la sofisticada gestión de su rufianizacion por parte de la retórica liberal del derecho, las lógicas neutralizantes del asistencialismo estatal entre otras, requiere que tales imágenes arrojen representaciones estables cuyas asperezas y conflictos de sentido hayan sido convenientemente pulidos, dando continuidad a las lógicas de distribución de lo sensible del mercado globalizado neoliberal. En este contexto, ¿de qué manera pueden contribuir las políticas queer a la crítica de las imágenes de lo vulnerable que conforman la cultura visual del actual semiocapitalismo? ¿en qué formas ayudarían a problematizar las lógicas de la transparencia sin conflicto y las demandas de integridad representativa que gobiernan la producción, circulación y consumo de tales imágenes? ¿de qué manera las estrategias queer podrían vulnerar las imágenes de la vulnerabilidad, desarmando la instrumentalizante manipulación de su puesta en escena global? Mientras el capitalismo neoliberal produce imágenes que se pretenden transparentes y perfectamente comunicables, sin conflicto que las agite o perturbe, sin textura opaca que las torne vibrantes o incómodas, sin accidente o fisura que contraríe la segura estabilidad autosuficiente de su registro, una política queer de las imágenes apuntaría, más que a la producción de representaciones que postulen simplemente saldar las cuentas con lo desplazado o marginado por el orden mayoritario, a la invención disidente de visualidades críticas que, junto con hacer evidente que ninguna imagen es transparente, apuesten a interrumpir, desplazar o deconstruir los órdenes sensibles a través de los cuales se cauteriza la producción incesante de imágenes contraproductivas. Una política queer de las imágenes podría trabajar, así, en vulnerar las representaciones normalizadas, producidas y administradas por el actual capitalismo, para abrir su registro mentirosamente transparente a las intermitencias opacas que –aunque invisibilizadas– la constituyen y hacen posible, evidenciando crítica y resistentemente las políticas de vulnerabilización que el capitalismo neoliberal expande a escala global desde la instrumentalización pacificante y sin conflicto de las imágenes de la vulnerabilidad. Apuntaría a movilizar estrategias de contraproductivización –mediante una metodología caníbal que productivice políticamente el rapiñe, el saqueo y el tráfico como gestos micropolíticos desde donde interrumpir y desbaratar la continuidad de la máquina capitalista– para vulnerar los regímenes de producción, distribución y consumo diferenciado de las imágenes de la vulnerabilidad.

Vulnerar las imágenes supone, así, interrogarse por la factura técnica y política de los órdenes perceptuales y cognitivos contemporáneos, mediante la producción de visualidades críticas que interrumpan y desorganicen las políticas de lo transparente / comunicable / representable del capitalismo neoliberal, es decir, que atenten contra un efecto de totalidad que se basa en la coerción y en la supresión de todas las tensiones que agitan y conmueven el tejido de lo real, para reconducir o agenciar experiencias en donde “lo vulnerable”, en tanto afecto o capacidad de afectación, tome un cauce critico más allá de las políticas de vulnerabilización del capitalismo. Se trataría, en tal sentido, de hacer lugar a una experiencia de lo vulnerable como capacidad de apertura hacia la invención renovada de lo común, hacia la incertidumbre deseante que aguardan esas otras formas de vida y de afecto que estamos agitando.

 

PROGRAMA

MESA 1 – CRÍTICA DE LA RAZÓN AFECTIVA DEL SEMIOCAPITALISMO Y SUS REGÍMENES VISUALES DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO DE LO VULNERABLE

Interlocutor*s: Morgan Disalvo y Laura Gutiérrez

- “Afectos monstruosos. Atracciones prohibidas en el cine de Lucrecia Martel”. Emmanuel Benítez Sticchi

- “Rostros, masculinidad y narración: memoria y mirada en Juan Travnik y Andrés Di Tella”. Ariel Sánchez

- “Metodologías de la decepción: Estrategias críticas para la investigación en prácticas artísticas contemporáneas y políticas sexuales”. Nicolás Cuello

ALMUERZO VEGANO

MESA 2 – CONTRA-IMÁGENES, AGENCIA E INVENCIÓN SUBJETIVA SEXOPOLÍTICA FRENTE A LAS POLÍTICAS DE VULNERABILIZACIÓN

Interlocutor*s: Mina Bevacqua y Francisco Lemus

- “Hip-hop queer: performance política y disidentificación”. Jarí Malta

- “Revista El Teje, estrategias gráficas sobre la identidad”. Ezequiel Black

- “Perlongher y Gumier Maier: La politización del arte”. Cecilia Palmeiro y Mariano López Seoane

- “Pulsar la intemperie. Sobre una imagen de Félix González-Torres”. Fernando Davis

MESA 3 – ARCHIVOS VULNERADOS Y ARCHIVOS DE LA VULNERABILIDAD. ARCHIVOS DE LO IMPOSIBLE

Interlocutor*s: Fernanda Carvajal y Nicolás Cuello

- “Series de la dominación en torno al genocidio shelk’nam: horror y conservación”. Julieta Massacesse

- “El asalto al archivo: imágenes (im)posibles de lo sublime”. Paula Bertúa

- “Archivos tortilleros y políticas de la memoria: un ejercicio de resistencia”. Virginia Cano

 

 

Se extiende hasta el 30 de septiembre el ENVÍO DE RESÚMENES a las IV Jornadas de Investigación sobre desobediencias sexuales, prácticas artísticas y agenciamientos colectivos ¿Cómo vulnerar una imagen?

LABIAL – Laboratorio de Investigación y documentación en prácticas artísticas contemporáneas y modos de acción política en América Latina / Facultad de Bellas Artes / Universidad Nacional de La Plata

Programa de Investigación Archivo Queer

Organiza: Grupo de Investigación Micropolíticas de la desobediencia sexual

 

La producción sistemática de políticas de vulnerabilización y precarización de la vida es indisociable, en la actual etapa del capitalismo, de la administración y puesta en escena que la misma máquina capitalista hace de las imágenes de la vulnerabilidad. Sabemos que las imágenes, en el escenario diagramado por las industrias de la subjetividad del capitalismo cultural, constituyen poderosos artefactos semio-sexo-políticos que trabajan en la producción de cuerpos y en la modelización de subjetividades y que operan de manera diferencial en la visibilización y valoración de algunas vidas –en tanto vidas posibles, pensables y deseables– respecto de otras. El capitalismo pone a producir y a hacer sentido cierta idea de vulnerabilidad que deviene en objeto fetichizado de fruición y “coleccionismo” cívico o de mercado y, así, la vulnerabilidad pasa a ser un afecto de dominio público, hecho visible, dado a sentir, puesto a circular, a ser consumido y acumulado. Ante esta fruición y su correspondiente demanda cotidiana de imágenes de la vulnerabilidad nos urge preguntarnos: ¿de qué maneras diferenciadas opera y se sostiene este tráfico acumulativo de imágenes que son puestas a solicitar formas específicas de atención, novedad, urgencia y conmoción colectiva en relación a aquellos sujetos y experiencias cuya vulnerabilidad estructural se empasta y sedimenta, expulsados del dominio afectivo que los sistemas dominantes pronuncian como “nosotros”? ¿Y en qué formas esta recepción naturalizada y anestesiada de la vulnerabilidad no solo pasa por alto la precariedad estructural de estos sujetos, sino que lo hace desde la puesta en circulación de imágenes que redundan en una victimización objetualizante de sus vidas? ¿No se perpetúa esa misma violencia en la sobreexposición explotadora de esos sujetos como meras “imágenes” a consumir, vaciándolos de toda agencia e historia posible? ¿De qué manera esta gestión de la vulnerabilidad se ve funcionalizada por un discurso de lo “políticamente correcto” que abre paso a una moralización de la política?

La puesta en escena instrumentalizante de las imágenes de la vulnerabilidad y la precariedad –su romantización estetizante o su idealización exotizante–, es decir, la sofisticada gestión de su rufianizacion por parte de la retórica liberal del derecho, las lógicas neutralizantes del asistencialismo estatal entre otras, requiere que tales imágenes arrojen representaciones estables cuyas asperezas y conflictos de sentido hayan sido convenientemente pulidos, dando continuidad a las lógicas de distribución de lo sensible del mercado globalizado neoliberal. En este contexto, ¿de qué manera pueden contribuir las políticas queer a la crítica de las imágenes de lo vulnerable que conforman la cultura visual del actual semiocapitalismo? ¿en qué formas ayudarían a problematizar las lógicas de la transparencia sin conflicto y las demandas de integridad representativa que gobiernan la producción, circulación y consumo de tales imágenes? ¿de qué manera las estrategias queer podrían vulnerar las imágenes de la vulnerabilidad, desarmando la instrumentalizante manipulación de su puesta en escena global? Mientras el capitalismo neoliberal produce imágenes que se pretenden transparentes y perfectamente comunicables, sin conflicto que las agite o perturbe, sin textura opaca que las torne vibrantes o incómodas, sin accidente o fisura que contraríe la segura estabilidad autosuficiente de su registro, una política queer de las imágenes apuntaría, más que a la producción de representaciones que postulen simplemente saldar las cuentas con lo desplazado o marginado por el orden mayoritario, a la invención disidente de visualidades críticas que, junto con hacer evidente que ninguna imagen es transparente, apuesten a interrumpir, desplazar o deconstruir los órdenes sensibles a través de los cuales se cauteriza la producción incesante de imágenes contraproductivas. Una política queer de las imágenes podría trabajar, así, en vulnerar las representaciones normalizadas, producidas y administradas por el actual capitalismo, para abrir su registro mentirosamente transparente a las intermitencias opacas que –aunque invisibilizadas– la constituyen y hacen posible, evidenciando crítica y resistentemente las políticas de vulnerabilización que el capitalismo neoliberal expande a escala global desde la instrumentalización pacificante y sin conflicto de las imágenes de la vulnerabilidad. Apuntaría a movilizar estrategias de contraproductivización –mediante una metodología caníbal que productivice políticamente el rapiñe, el saqueo y el tráfico como gestos micropolíticos desde donde interrumpir y desbaratar la continuidad de la máquina capitalista– para vulnerar los regímenes de producción, distribución y consumo diferenciado de las imágenes de la vulnerabilidad.

Vulnerar las imágenes supone, así, interrogarse por la factura técnica y política de los órdenes perceptuales y cognitivos contemporáneos, mediante la producción de visualidades críticas que interrumpan y desorganicen las políticas de lo transparente / comunicable / representable del capitalismo neoliberal, es decir, que atenten contra un efecto de totalidad que se basa en la coerción y en la supresión de todas las tensiones que agitan y conmueven el tejido de lo real, para reconducir o agenciar experiencias en donde “lo vulnerable”, en tanto afecto o capacidad de afectación, tome un cauce critico más allá de las políticas de vulnerabilización del capitalismo. Se trataría, en tal sentido, de hacer lugar a una experiencia de lo vulnerable como capacidad de apertura hacia la invención renovada de lo común, hacia la incertidumbre deseante que aguardan esas otras formas de vida y de afecto que estamos agitando.

 

Ejes de discusión:

- Crítica de la razón afectiva del semiocapitalismo y sus regímenes visuales de producción y consumo de lo vulnerable

- Contra-imágenes, agencia e invención subjetiva sexopolítica frente a las políticas de vulnerabilización

- Archivos vulnerados y archivos de la vulnerabilidad. Archivos de lo imposible

- Metodologías queer. Canibalización, saqueo y traición

 

Fecha límite de entrega del título y resumen de hasta 300 palabras: 30 de septiembre de 2015

Fecha de publicación del programa de las jornadas: 10 de octubre de 2015

Fecha de realización de las jornadas: 30 de octubre de 2015

 

ENVÍO DE RESUMEN Y CONSULTAS A: desobedienciassexuales@gmail.com

 

I Jornadas de Investigación sobre Políticas Visuales de los Afectos


Viernes 7 de agosto, 12.00 hs.

Aula 7A, Facultad de Bellas Artes de la UNLP, sede Fonseca, calle 10 y diag. 78

Organiza: Grupo de Trabajo Políticas Visuales de los Afectos

Proponemos esta jornada de investigación como un espacio de trabajo orientado a la producción y reflexión crítica sobre prácticas artísticas y afectividades, entendiendo a estas últimas como coordenadas existenciales específicas que movilizan y habilitan la producción de micro-poéticas políticas, de plataformas visuales colectivas de transformación y experimentación subjetiva y de discontinuidades del orden mayoritario del sentir.
Nos interesa compartir reflexiones que pongan en tensión la relación prácticas artísticas / emociones como mera causalidad, para desnaturalizar el régimen alienante de producción neoliberal en el que se suscriben los afectos y poder concentrarnos en sus potencias disruptivas.

Participarán de esta jornada propuestas que trabajan sobre visualidades críticas, comunidades afectivas / espacios políticos de afectación, temporalidades / espacialidades negativas del sentir, críticas político-afectivas de la cultura visual, espectrologías y fantasmagorías, metodologías críticas de investigación en el campo de los estudios afectivos, y otros temas afines a estos marcos de discusión y trabajo.

 

PROGRAMA

Laura Hope Contrera – Anomalías desafiantes. Gordura, adolescencia, trastornos mentales y brit-pop en “My mad fat diary”

Nayla Vacarezza – Aborto, afecto, imágenes

Ariel Sánchez – La singularidad de los rostros: Interrogaciones sobre masculinidad y nación en un ensayo fotográfico de Juan Travnik

María Laura Gutiérrez – Ocupaciones afectivas contra el desencanto. Placer, juego y comunidades en Una bufanda para Buenos Aires (1985) y La Kermesse. El paraíso de las bestias (1986)

Nicolás Cuello – Metodologías de la decepción: inestabilidad, políticas sexuales y visualidades críticas

Morgan Disalvo – El extraño caso de Robert Desnos: pantallas surrealistas como soportes experimentales de afinidad y agitación espectral

Presentación y conversación junto a Mariela Solana sobre el reciente libro Pretérito Indefinido. Afectos y emociones en las aproximaciones al pasado. Editoras: Cecilia Macón y Mariela Solana (Buenos Aires, Título, 2015)


¡L*s esperamos!

 

¿Cómo vulnerar una imagen? IV Jornadas de Investigación sobre desobediencias sexuales, prácticas artísticas y agenciamientos colectivos

 

LABIAL – Laboratorio de Investigación y documentación en prácticas artísticas contemporáneas y modos de acción política en América Latina / Facultad de Bellas Artes / Universidad Nacional de La Plata

Programa de Investigación Archivo Queer

Organiza: Grupo de Investigación Micropolíticas de la desobediencia sexual

 

La producción sistemática de políticas de vulnerabilización y precarización de la vida es indisociable, en la actual etapa del capitalismo, de la administración y puesta en escena que la misma máquina capitalista hace de las imágenes de la vulnerabilidad. Sabemos que las imágenes, en el escenario diagramado por las industrias de la subjetividad del capitalismo cultural, constituyen poderosos artefactos semio-sexo-políticos que trabajan en la producción de cuerpos y en la modelización de subjetividades y que operan de manera diferencial en la visibilización y valoración de algunas vidas –en tanto vidas posibles, pensables y deseables– respecto de otras. El capitalismo pone a producir y a hacer sentido cierta idea de vulnerabilidad que deviene en objeto fetichizado de fruición y “coleccionismo” cívico o de mercado y, así, la vulnerabilidad pasa a ser un afecto de dominio público, hecho visible, dado a sentir, puesto a circular, a ser consumido y acumulado. Ante esta fruición y su correspondiente demanda cotidiana de imágenes de la vulnerabilidad nos urge preguntarnos: ¿de qué maneras diferenciadas opera y se sostiene este tráfico acumulativo de imágenes que son puestas a solicitar formas específicas de atención, novedad, urgencia y conmoción colectiva en relación a aquellos sujetos y experiencias cuya vulnerabilidad estructural se empasta y sedimenta, expulsados del dominio afectivo que los sistemas dominantes pronuncian como “nosotros”? ¿Y en qué formas esta recepción naturalizada y anestesiada de la vulnerabilidad no solo pasa por alto la precariedad estructural de estos sujetos, sino que lo hace desde la puesta en circulación de imágenes que redundan en una victimización objetualizante de sus vidas? ¿No se perpetúa esa misma violencia en la sobreexposición explotadora de esos sujetos como meras “imágenes” a consumir, vaciándolos de toda agencia e historia posible? ¿De qué manera esta gestión de la vulnerabilidad se ve funcionalizada por un discurso de lo “políticamente correcto” que abre paso a una moralización de la política?

La puesta en escena instrumentalizante de las imágenes de la vulnerabilidad y la precariedad –su romantización estetizante o su idealización exotizante–, es decir, la sofisticada gestión de su rufianizacion por parte de la retórica liberal del derecho, las lógicas neutralizantes del asistencialismo estatal entre otras, requiere que tales imágenes arrojen representaciones estables cuyas asperezas y conflictos de sentido hayan sido convenientemente pulidos, dando continuidad a las lógicas de distribución de lo sensible del mercado globalizado neoliberal. En este contexto, ¿de qué manera pueden contribuir las políticas queer a la crítica de las imágenes de lo vulnerable que conforman la cultura visual del actual semiocapitalismo? ¿en qué formas ayudarían a problematizar las lógicas de la transparencia sin conflicto y las demandas de integridad representativa que gobiernan la producción, circulación y consumo de tales imágenes? ¿de qué manera las estrategias queer podrían vulnerar las imágenes de la vulnerabilidad, desarmando la instrumentalizante manipulación de su puesta en escena global? Mientras el capitalismo neoliberal produce imágenes que se pretenden transparentes y perfectamente comunicables, sin conflicto que las agite o perturbe, sin textura opaca que las torne vibrantes o incómodas, sin accidente o fisura que contraríe la segura estabilidad autosuficiente de su registro, una política queer de las imágenes apuntaría, más que a la producción de representaciones que postulen simplemente saldar las cuentas con lo desplazado o marginado por el orden mayoritario, a la invención disidente de visualidades críticas que, junto con hacer evidente que ninguna imagen es transparente, apuesten a interrumpir, desplazar o deconstruir los órdenes sensibles a través de los cuales se cauteriza la producción incesante de imágenes contraproductivas. Una política queer de las imágenes podría trabajar, así, en vulnerar las representaciones normalizadas, producidas y administradas por el actual capitalismo, para abrir su registro mentirosamente transparente a las intermitencias opacas que –aunque invisibilizadas– la constituyen y hacen posible, evidenciando crítica y resistentemente las políticas de vulnerabilización que el capitalismo neoliberal expande a escala global desde la instrumentalización pacificante y sin conflicto de las imágenes de la vulnerabilidad. Apuntaría a movilizar estrategias de contraproductivización –mediante una metodología caníbal que productivice políticamente el rapiñe, el saqueo y el tráfico como gestos micropolíticos desde donde interrumpir y desbaratar la continuidad de la máquina capitalista– para vulnerar los regímenes de producción, distribución y consumo diferenciado de las imágenes de la vulnerabilidad.

Vulnerar las imágenes supone, así, interrogarse por la factura técnica y política de los órdenes perceptuales y cognitivos contemporáneos, mediante la producción de visualidades críticas que interrumpan y desorganicen las políticas de lo transparente / comunicable / representable del capitalismo neoliberal, es decir, que atenten contra un efecto de totalidad que se basa en la coerción y en la supresión de todas las tensiones que agitan y conmueven el tejido de lo real, para reconducir o agenciar experiencias en donde “lo vulnerable”, en tanto afecto o capacidad de afectación, tome un cauce critico más allá de las políticas de vulnerabilización del capitalismo. Se trataría, en tal sentido, de hacer lugar a una experiencia de lo vulnerable como capacidad de apertura hacia la invención renovada de lo común, hacia la incertidumbre deseante que aguardan esas otras formas de vida y de afecto que estamos agitando.

 

Ejes de discusión:

- Crítica de la razón afectiva del semiocapitalismo y sus regímenes visuales de producción y consumo de lo vulnerable

- Contra-imágenes, agencia e invención subjetiva sexopolítica frente a las políticas de vulnerabilización

- Archivos vulnerados y archivos de la vulnerabilidad. Archivos de lo imposible

- Metodologías queer. Canibalización, saqueo y traición

 

Fecha límite de entrega del título y resumen de hasta 300 palabras: 30 de septiembre de 2015

Fecha de publicación del programa de las jornadas: 10 de octubre de 2015

Fecha de realización de las jornadas: 30 de octubre de 2015

 

ENVÍO DE RESUMEN Y CONSULTAS A: desobedienciassexuales@gmail.com